Con efectos hasta el 15 de abril de 2018, introduce una serie de modificaciones para facilitar la atención del colectivo de desempleados:

– Se permite el acceso al mismo a todos aquellos que hayan agotado una prestación contributiva o un subsidio por desempleo, y no solo RAI, PREPARA o PRODI.

– Se permite que puedan incorporarse al programa las personas que, aunque no estuvieran inscritas como demandantes de desempleo a la entrada en vigor de esta segunda prórroga, sí lo estuvieran a fechas 1 de diciembre de 2014 o 1 de abril de 2016 y cumplan el resto de los requisitos.

– Se reducen los plazos de espera para solicitarlo, de seis meses a un mes.

– Se reduce el plazo de inscripción como demandante de empleo, de 360 a 270 días, dentro de los dieciocho meses anteriores a la solicitud de incorporación.

– Se facilita la acreditación de búsqueda activa de empleo a través de las agencias de colocación.