Los niños y niñas sueñan con grandes cosas. Debemos procurar que TODOS reciban las vacunas que necesitan para sobrevivir, prosperar y lograr sus metas.

Sin embargo, 1 de cada 5 niños todavía no son vacunados: Se calcula que en 2013, 21,8 millones de lactantes no recibieron vacunas que podrían salvarles la vida. A ello contribuyen el suministro insuficiente de vacunas, la falta de acceso a los servicios de salud, la escasez de información exacta acerca de la inmunización y el insuficiente apoyo político y financiero.

Las vacunas protegen a los niños no sólo frente a enfermedades como la difteria, el tétanos, la poliomielitis o el sarampión, sino también frente a otras, como la neumonía o la diarrea por rotavirus, dos de las principales causas de muerte en menores de 5 años. Gracias a nuevas vacunas, los adolescentes y los adultos también pueden protegerse frente a enfermedades potencialmente mortales, como la gripe, la meningitis o algunos cánceres (del hígado y del cuello uterino).

La Semana Mundial de la Inmunización 2015, del 24 al 30 de abril, invita a la renovación de esfuerzos mundiales, regionales y nacionales para acelerar medidas que aumenten la concienciación y la demanda de vacunaciones por parte de las comunidades y que mejoren los servicios de vacunación.

Fuente vídeo: UNICEF