El Gobierno ha iniciado el proceso de diálogo y participación con los interlocutores sociales para el diseño del futuro factor de sostenibilidad, con el objetivo de asegurar el pago de las pensiones presentes y futuras, y en cumplimiento de la Ley 27/2011 de 1 de agosto.

El modelo español de pensiones está basado en un sistema público que cada mes llega a más de nueve millones de hogares. El Factor de Sostenibilidad no cambia la esencia del sistema de pensiones: público, solidario y comprometido con todas las generaciones y consolida y garantiza el pacto intergeneracional.

El diseño del Factor parte de la idea clave de que hoy los españoles viven más años (en media, se ganan 16 meses de esperanza de vida cada 10 años), por lo que la cuantía de la pensión debe modularse en función del tiempo en que se vaya a recibir.

Para ello, se aplicará un factor que empezará a funcionar en 2019 y se revisará de forma automática cada cinco años. Dicho factor se aplicará una sola vez a las nuevas pensiones. Es decir, actúa sólo sobre la primera pensión a partir de 2019.

  • El Factor no conlleva en ningún caso aumentar la edad de jubilación y respeta los derechos adquiridos de los pensionistas.
  • Por el contrario, introduce por primera vez España un elemento de referencia objetivo y previsible que resguarda la sostenibilidad de las pensiones.
  • El Factor libera al sistema de presiones y condicionantes políticos.
  • Afecta sólo a los nuevos pensiones a partir de 2019.

Se introduce un indicador objetivo y previsible, Índice de Revalorización de las Pensiones, que tendrá en cuenta la ‘salud’ del sistema de pensiones a la hora de revalorizarlas y no otras variables arbitrarias. Todo ello en cumplimiento de la Recomendación Segunda del Pacto de Toledo que solicita estudiar la posibilidad de utilizar otros índices de revalorización basados, entre otros, en el crecimiento de los salarios, la evolución de la economía o el comportamiento de las cotizaciones.

El nuevo índice, que se aplicará a partir de 2014, permite la actualización objetiva y fiable de las pensiones teniendo en cuenta los déficits estructurales, permitiendo corregirlos y dando garantía de continuidad al Sistema. De esta forma, el propio Sistema se autofinancia.

  • Se establece un techo máximo y un suelo mínimo, de tal manera que ningún pensionista presente o futuro vea mermada su pensión por la aplicación de este índice y tenga siempre un incremento, independientemente de la situación económica.
  • Este nuevo mecanismo para actualizar las pensiones las  protege a frente a la congelación. Así habrá un incremento mínimo del 0,25%, incluso en momentos de recesión económica. Y una máxima igual al la variación anual del IPC más  0,25%.

El proyecto de ley estará aprobado en cortes antes de fin de 2013. El Factor de Sostenibilidad se aplicará  a partir de 2019 y el nuevo índice de revalorización de las pensiones se aplicará a partir de 2014.